Categoría: Expos

Homenaje a Joy Laville

Exposiciones

Del 14 de agosto al 14 de septiembre 2018
Galería Polivalente

Horarios 10:00 a 14:30 y de 15:00 a 18:00
Inauguración 13 de agosto a las 18:00 hrs.

Curaduría: José García Valtierra
Empeñados en dar un homenaje en vida a la Inglesa Helene Joy Laville, nos propusimos este año realizar en la Universidad de Guanajuato una exposición que reflejara la grandeza de la obra de esta pintora y escultora, quien fuera merecedora de la Medalla de Artes; así como del Premio Nacional de Ciencias y Artes en 2012. Para lograr este tributo, nos comunicamos con varios coleccionistas particulares a inicios del presente año y el entusiasmo fue compartido y tras iniciar una ardua labor de comunicación con varios coleccionistas, el deseo y la emoción se fueron sumando entre todos los propietarios de los tesoros y los amantes de la trayectoria de esta gran mujer. La desgracia sucumbió cuando el 13 de abril del año en curso, a sus 94 años, la maestra Joy Laville, murió a causa de un derrame cerebral, impidiendo este merecido homenaje en vida y tornándose en una sentida deferencia póstuma, donde la Institución y los coleccionistas, mostramos el cariño y admiración a la gran artista de hermosos ojos azules.

De manera inseparable, pero en un nicho de unicidad, rendimos homenaje este año en nuestra Feria del Libro a Jorge Ibargüengoitia a noventa años de su natalicio, motivo que nos incitó de manera inicial a mostrar a la autora de las portadas de muchos de sus libros. Laville e Ibargüengoitia fueron compañeros de vida por más de veinte años. Iniciaron viviendo en Coyoacán, y tras un tiempo de estar juntos, decidieron en 1973 unirse en matrimonio. Durante su vida común el mundo fue su casa y lo mismo pasaron tiempo en Inglaterra, que en Grecia y habitaron en España. En 1983, la pareja vivía en Paris, cuando ocurrió el trágico accidente aéreo en que Ibargüengoitia falleció. Laville decidió regresar a México y hacer suyo este país, estableciéndose en Julitepec, cerca de Cuernavaca, obtuvo a los tres años la nacionalidad mexicana; viviendo sus últimas tres décadas en su amado Morelos, donde continuó pintando, incorporando aviones y personajes que aludían a Jorge.

Ibargüengoitia describió así los cuadros de Laville: “No son simbólicos ni alegóricos ni realistas. Son como una ventana a un mundo misteriosamente familiar; son enigmas que no es necesario resolver, pero que es interesante percibir. El mundo que representan no es angustiado, ni angustioso, sino alegre, sensual, ligeramente melancólico, un poco cómico. Es el mundo interior de una artista que está en buenas relaciones con la naturaleza”.