Categoría: Expos

Petlalcingo

Exposiciones

Del 08 de noviembre al 07 de diciembre 2018
Corredor Tomás Chávez Morado

Instalación
Juan Caloca
¿Pueden las imágenes –en específico las que provienen del campo del diseño gráfico, que demandan la identificación plena de las actividades de empresas y organismos políticos- reelaborar el concepto mismo de identidad gráfica y develar sentidos distintos?
Desde el campo del arte, la propuesta de Juan Caloca apuesta a ello a partir de un caso particular, que puede suceder en México o en cualquier parte del mundo, donde la conjunción de estos íconos –en una especie de palimpsesto incomodo- determina de manera directa y literal la alianza de corporativos con gobiernos con el fin de conseguir nuevas y sofisticadas relaciones de poder capitalista. Una lectura distinta de estos íconos se propone entonces como un posible mecanismo para mantener una memoria colectiva crítica.
José Luis Vera

Petlalcingo (tierra de petates) es una instalación que consiste en una serie de pinturas en acrílico sobre palma tejida y una escultura a partir de sombreros tejanos.
En cada pintura se crea una yuxtaposición de logotipos provenientes del inconsciente colectivo mexicano, desde partidos políticos hasta corporaciones que en su conjunto articulan y evidencian las complicidades y complejidades de la política y cultura mexicana y las redes de corrupción.
El petate (del vocablo náhuatl petlatl) es un tipo de alfombra tejida que se utiliza en América Central y en México, elaborada a base de fibras de la planta llamada palma de petate (Thrinax morrissi).
Utilizo el petate como soporte pues su diseño se compone de un entramado que denota la complejidad de la historia mexicana. Las contradicciones que se tejen desde la cultura prehispánica, la colonia y la historia moderna del país. Capas y capas de hechos que se entrelazan desde diversas versiones en la actualidad, dando paso a una trama enmarañada la cual es difícil de leer y sobre todo imposibilita la toma de una postura ideológica.
Así mismo las piezas están pensadas para ser exhibidas al piso y ser usadas como tapetes, negando la condición prístina de la tradición pictórica y regresando al objeto su condición original de uso. De igual modo me interesa que las piezas sirvan como incitadores de catarsis para liberar la tensión y el repudio a estas imágenes.
Petlalcingo también es el nombre de un poblado en la Mixteca Poblana. En este pueblo nació mi padre para después migrar a la Ciudad de México en busca del milagro mexicano.
Juan Caloca